miércoles, 30 de abril de 2008

Obsesiones actuales

Tres asuntos se agitan en mi cabeza por estos días.
b
La vejez.
Estoy más viejo y me le nota. No hay caso. Aunque tenga alma de niño, igual nomas cada día que pasa me parezco más al pascuero (por no nombrar a Munrra). El otro día me encontré con una colega que le dió por tratarme de usted. No una cabrita con jumper pidiéndote la hora, no una novata con olor a vinagre pidiendo plata para que le devuelvan sus zapatos, sino que una C_O_L_E_G_A. Más joven, claro, pero salida de la universidad hace un rato y trabajando en lo mismo que yo. La muy perla me consideraba un señor. Juro que estuve a punto de cachetearla por falta de respeto, pero que ridículo me vería diciéndole que me tuteara. Sería como ratificar mi vejez o peor aun, sonaría como a solterona exigiendo el ita.
b
Aunque no quiera me da un poco de terror el asunto. Una vez me encontré con un compañero del colegio que no veía hace como mil años, y mientras conversábamos y me lateaba con su vida, yo empece a encontrar que se parecía a alguien. Era raro, porque ya no era la misma cara del colegio, sino que tenía un dejo distinto, como una caída diferente. Por más que lo miré, no pude cachar en ese momento a quién me recordaba. Finalmente, me despedí sin captar mucho de lo que me había hablado, y solo como a la semana después, me cayó la teja del mismo modo que surgen las inspiraciones de origen divino y comprendí que me había acordado de su papá. El ahora se veía como se veía su viejo cuando estábamos en el colegio. Jevi. Y me aterré, porque los mismos años podrían haber hecho lo mismo conmigo, y me imagine gordo, canoso, con doble pera y arrugado, y tuve que partir a verme a un espejo, porque se me aceleró el corazón, porque creí que me veía viejísimo, y casi tuve una crisis de pánico, y si no fuera por que había un baño cerca, me hubiera dado una crisis de pánico. Al final, no me parecía tanto, seguía con mi misma cara de todos los días. Logré engañarme de nuevo con que me veía joven. Hasta claro, me dice UD una colega.
b
(Esto último puede que ya lo haya contado. Si me repito, asúmanlo como un signo más de mi vejez)
b
b
El poto.
En realidad, mi poto. O más bien mi poco poto. O su inexistencia. El punto es ¿Cuan distinta puede llegar a ser la vida por tener un poto rico? Qué ganas de haberlo sabido, en cambio, tuve que enfrentar el mundo desde la escasez, mirando y envidiando (y deseando) esos potos gorditos, paraditos que sobresalen lo justo en tu perfil, que sujetan estratégicamente el traje de baño, que le dan confort a tus huesitos cuando te sientas, que pueden ser apretados, besados y mordidos hasta el cansancio, y que al mirarlos te levantan la líbido y dominan tu mirada.
Según D. estoy bien, pero el es amoroso. Y yo carezco de poto.
b
b
La plata.
Este debe ser un factor agitador de cabeza común para el 90% de la población, sino el 100%. Nunca me había pasado que fuera tan pobre. Ahora tengo deudas. Nunca las había tenido antes. Ahora compro todo en cuotas y no pago la tarjeta de una, sino que solo lo que me obligan mensualmente. Me sobregiré y me dio como cargo de conciencia. Lo peor, y vean cuan grave es la situación, es que solo he gastado en la canasta básica, osea, techo, luz, agua y alimentación. Bueno, me fui a Mendoza y me compré un kilo de ropa, y me comí y tomé todo, pero antes eso lo hacía igual y nunca me endeudaba. Ahora, tengo que contar los cigarros que fumo y los tragos que tomo. Mal. Lo peor es que probablemente esta situación dure un par de meses más, así que tendré que aprender a ser buen pobre y aguantarme no más las ganas que me bajan de hacerle un lifting a mi cara o regalarle unos implantes a mis nalgas.
b
Qué angustia ¿no?
b
b
Eso
b
B.
b
b
PD: Probablemente hay otros temas más importantes y urgentes, como la escasez de alimentos, lo que dijo el TC sobre la PDD, lo que está pasando en salud con la infraestructura hospitalaria, el asunto del cobre, etc. Probablemente. Pero si escribo algo de ellos ni fruta me mandan.

9 comentarios:

Ya no me enganas, descubri tu blog dijo...

bueno, si tus ojos realmente están así como se ven arriba, me temo que te llegó el viejazo pesa'o... jajajajaja

saludos y bienvenido a la adultez-no-joven :)

nerd-son dijo...

Lo de la adultezzZZzzzZZZ..da lo MEEESMO!!!
y de la plata...tambien...
cuando sali de la universidad..sentia mi sueldo misero..ahora luego de casi 6 años de egreso....mi sueldo se a quintuplicado...e igual lo siento misero....Cosas de los vejetes levantados de raja!!!!
Y sobre el CULO....es el CULO...y mientras le guste a quien lo mire...todo bien!!!
Salud.os cerveceros...!!!
pd: que es eso de mensajes ocurrrtos in my blog?..no cache..
sera que el alcohol... acota mi estrecha inteligencia?

Doso dijo...

Tamo cagao!!! Si ya te esta generando conflicto lo de la vejes... ESTAS VIEJO!! jajaja pero te apoyo en eso del UD, yo ya me resigne pero solo a los desconocidos, xq si un conocido lo hace, lo subo y lo bajo... obvio, uno tiene que cuidar lo que tanto tiempo le ha costado jajaja.

Lo del poto... hay flacos con poto?? salvo que estén en pelotas, ahí y solo ahí logran tener un "potito..." jajaja

Ah... aprenda gimnasia bancaria, es francamente estupenda para estos periodos...

Abrazos
DOSO

PD: Cuando son las mini sopaipas???

La Conny dijo...

"Tío" blefa:
yo no recuerdo que haberlo encontrado viejo,si hasta medio cara de lolo le halle.Por lo del poto,bueno que quiere que le diga, los flacos no nos caracterizamos por tener muy abundante esos lados.Y por lo de la insolvencia, por ultimo piense que esta haciendo caso al llamado de la iglesia y esta viviendo con austeridad.

eso.

besitos

Pía Bórquez dijo...

que terrible!
no te preocupes no eres el único con estos temores , yo me veo en las fotos y no lo puedo creer que sea yo esa con cara de mamá treintona regordeta.
Y si bastante pobre como para no ahorrar desde hace ene tiempo.
en fin asi es la vida no mas!

animo !!!!!

besos

Julius dijo...

De dónde sacas que te ves viejo? Yo debo parecer una momia de Guanajuato entonces. Vanidoso, la cagaste.

El poto? Que heavy, nunca te lo he mirado...Lo haré, quizás incluso te lo palpe un poco para estar seguro de que no hay nada.
Yo tampoco tengo mucho, pero me rinde bastante.

La plata? No es necesaria para ser feliz ni para divertirse. Puedes carretear a lo universitario, con pura chela y cigarros baratos, en plan Life.
Lo bueno es que te vas a sentir más joven!!!!

Beso,abrazo.

JUL.

Palomilla dijo...

Mister Blefa

Lo de la vejez es solo conceptual, nunca somos mas viejos, sino que mas sabios (lo cual es comprobable en muchas areas)

Si claro el poto es importante, pero yo que tengo, en muchas ocasiones es una molestia, se congela rapido, lo agarran los desubicados, te webean los amigos, una complicacion.

Y lo de la plata, nunca va a tener solucion, es uanbicicleta de nunca acabar.
Cariños
C.-

Remus dijo...

1. Más que la vejez, mi gran temor es quedar pelado. Gracias santa finasterida por favor concedido.

2. Tampoco tengo mucho poto, y no le puedo echar la culpa a que sea flaco; porque no lo soy.

3. Inevitablemente siempre gasto más que lo que recibo a fin de mes. Pero lo comido y lo bailado...

Abrazo!

GATO ROMANO dijo...

Vaya preocupaciones!!!

Saludos, estimado